image1 image2 image3
logo

España: Gobierno legisla contra los consumidores que quieren producir su propia energía

Llevamos años exigiéndolo: los consumidores deben tener la posibilidad de generar su propia energía. Pero el nuevo borrador de autoconsumo boicotea esta posibilidad. El autoconsumidor tendrá que pagar al sistema por cada kWh de energía que produzca.

Un Real Decreto inútil para el consumidor

Quien tiene en su casa paneles solares o una instalación éolica puede consumir la energía que genera, pero no puede vender al sistema la que no gasta. Toda esta energía se pierde. Este es el panorama que dibuja el Real Decreto sobre autoconsumo que va a aprobarse en breve.

La mayoría del consumo se da por la mañana y por la noche, mientras que las instalaciones domésticas producen energía sobre todo en las horas centrales del día. La norma no permite reutilizar por la noche la energía sobrante, por lo que no es nada útil para la mayoría de hogares.

Pagar por lo que es tuyo

El nuevo reglamento introduce el peaje de respaldo: un canon que tendrán que pagar quienes produzcan su propia energía.

La justificación de este peaje es que el consumidor que produce su propia energía está, pese a todo, beneficiándose del respaldo que le ofrece la red eléctrica, a la que está conectado. 

Un autoconsumidor que ha montado su propia instalación tendrá que pagar al sistema por cada kWh generado. Es como si hubiese que pagar por cada tronco de leña que quemas en tu casa (y que has ido a recoger tú al bosque).

El autoconsumidor ya paga la potencia contratada en su factura eléctrica. Este peaje supone volverle a cobrar por lo mismo. Y la suma no será pequeña: hasta 4 veces más caro que el peaje convencional en una tarifa con discriminación horaria. 

El autoconsumo será menos rentable

Si hasta ahora se tardaba unos 12 años en recuperar lo invertido en una instalación doméstica, la reforma significa que serán necesarios 35 años para amortizar lo gastado (según datos de la Unión Española Fotovoltaica).

La OCU considera que estas medidas desincentivan la eficiencia energética y promueven el despilfarro. Sumando esto a los cambios en la factura eléctrica, el mensaje es que el coste de la luz será independiente de cuánta se consuma.

Imposible en comunidades de vecinos

El autoconsumidor queda aislado a la fuerza. La norma dice que el productor de energía deberá tener la misma referencia catastral que el consumidor. Esto hace imposibles las instalaciones de producción energética comunitarias o vecinales.

Además, una instalación de autoconsumo solo podrá contar con una tecnología. Se prohíben así los mix energéticos (por ejemplo combinar paneles solares con energía eólica).

 


Fuente: ocu.org

2017  EcoLaMancha