image1 image2 image3
logo

El pollo y la farmacorresistencia, la próxima gran epidemia

En medio de la creciente presión las empresas avícolas de EEUU  sobre su uso de antibióticos, dos legisladores están pidiendo implementar medidas de transparencia.



El martes pasado, el senador Kirsten Gillibrand del Partido Demócrata (D-NY) propuso que se autorize a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para recabar información sobre "el uso de antibióticos en las explotaciones agrícolas", mientras que el representante. Louise Slaughter (D-NY), indicó que se abriría la cuestión en una audiencia del Congreso el día de hoy viernes, en resistencia a los antibióticos, informó Reuters.
"La industria ha mantenido los datos que muestran el uso desenfrenado y peligroso de los antibióticos ocultos al público por una razón: para proteger los beneficios empresariales a costa de la salud pública", dijo Slaughter.

Reuters examinó más de 320 documentos internos de las cinco principales empresas avícolas: Tyson Foods, Pilgrim's Pride, Perdue Farms, George y Koch Foods y encontró que estas empresas han tenido una práctica estándar para alimentar regularmente con antibióticos a sus pollos, y no sólo cuando las aves estaban enfermas.

Mientras se alimentan a los pollos en dosis bajas con antibióticos, los científicos creen que esto puede proporcionar un caldo de cultivo ideal para las superbacterias, las bacterias resistentes a los antibióticos que se vuelven más y más difícil de tratar con fármacos convencionales.
La investigación ha descubierto una posible "fuente sistemática de resistencia a los antibióticos", dijo Donald Kennedy, un ex comisionado de la FDA y presidente emérito de la Universidad de Stanford. "Esto podría ser un problema mucho más grande de resistencia a antibióticos de lo que se pensaba", agregó.

Mientras que hallazgos son preocupantes, es difícil avanzar legislativamente sin entender los detalles de uso de antibióticos en la industria de las aves de corral. La presión ya está trabajando en EEUU desde principios de septiembre. La gigante avícola "Perdue" anunció que dejaría de usar los antibióticos humanos en el 95% de sus pollos y eliminaría por completo todos los antibióticos en sus criaderos. Del mismo modo, Tyson Foods tiene su propia línea de pollo libre de antibióticos. No es mucho, pero es un comienzo para eliminar un grave problema de salud pública.

El Centro para la Seguridad Alimentaria (CSA) expresó su apoyo a la decisión de Perdue Alimentos que se produce como resultado de la creciente preocupación de los consumidores y profesionales de la salud pública.Sin embargo es necesario reducir completamente el problema y garantizar la eficacia a largo plazo de antibióticos de vital importancia.
-"El abuso de los antibióticos en la producción ganadera ya no puede ser ignorada. Al escuchar a los consumidores y la comunidad médica, Perdue ha dado un paso importante en la salvaguardia de la eficacia de los antibióticos ", dijo Paige Tomaselli, abogado senior de Centro para la Seguridad Alimentaria . "Agradecemos la iniciativa de Perdue, pero producen sólo el 7 por ciento de los pollos de engorde producida en los EE.UU. Otras compañías deberían seguir su ejemplo ".

"Con este anuncio, la presión está ahora sobre los hombros de la FDA para asegurar que todas las empresas están siguiendo las recomendaciones de seguridad de los alimentos y defensores de la salud pública. Detener el uso de antibióticos no terapéuticos en la producción de carne una vez por todas ", dijo Tomaselli .

El escándalo es considerado por algunos médicos como "la próxima gran epidemia" que afrontará el ser humano, asi lo aseguró en julio pasado el director del CDC (Centers for Disease Control and Prevention Director) Tom Frieden. Dos millones de personas contraen cada año infecciones resistentes a los antibióticos en EEUU, y la situación no es mucho mejor en España, a la que la OMS en su informe al respecto la sitúa a la cabeza de los países europeos.
Perdue es el tercer mayor productor de pollo en los Estados Unidos, que produce más de 625 millones de pollos cada año, lo que significa un importante número de pollos ahora sin antibióticos.
La resistencia bacteriana a los antibióticos es un grave problema de salud pública, un alarmante cantidad de más de 14 millones de kg de antibióticos se venden anualmente para la agricultura animal, constituyendo el 80% de todos los antibióticos utilizados en los EE.UU. La gran mayoría del uso de antibióticos en la agricultura se utiliza no para tratar a los animales enfermos, sino para promover el aumento de peso en las aves de corral y el ganado , permitiendo así que las operaciones de la granja de animales para la producción de animales para el mercado más rápido y más barato. A pesar de la creciente evidencia de que el uso excesivo de antibióticos no terapéuticos en la alimentación animal puede conducir a las bacterias resistentes en las infecciones humanas, la FDA ha hecho poco para abordar la cuestión.

Al Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) de nuestro país, cuyo slogan es "la carne de pollo es parte de una alimentación saludable y confiable" habría que preguntarle cuándo dejarán de usar el "inflador" sea penicilina o estreptomicinas para reducir los costos de alimentación, ya que en la cocina, el pollo de la góndola termina pajarito una vez cocinado. Algo que tampoco parece interesarle a la Dirección Nacional de Defensa al Consumidor, que junto al Senasa y al Anmat miran para otro lado. Deben ser todos veganos.-

 


Fuente y traducción: Ecos de Romang

2017  EcoLaMancha