image1 image2 image3
logo

IDEAS DE ECOTURISMO EN EL SUR DE REPÚBLICA DOMINICANA

En documentaciones presentadas anteriormente por el CEAM hemos manifestado planteamientos, definiciones internacionales, y otras aportaciones, que al menos por sus consecuencias, me parece que han producido escoceduras en algunos grupos implicados en la visión actual del ecoturismo.



Es reconocido que países como el nuestro, tiene un enorme potencial, para explotar sus recursos naturales, pero (hay podemos entrar en zonas resbalosas) de una forma seria y responsable que eliminen los impactos negativos, ya que de producirse los efectos son irreversibles como por desgracia ha pasado en algunos países.

¿Porqué surgen desconfianzas?

A nuestro juicio, cuando no se quiere debatir y se imponen los criterios, puede ser:

1.- Por falta de conocimiento.

2.- Por miedo a que los presupuestos asignados se dediquen a áreas diferentes de los Intereses del “clan”.

3.- Porque se priorizan aspectos de mejores ingresos turísticos, cuanto antes, aunque se termine con todo, cuestión que no se puede evitar sospechar si analizamos nuestra historia contemporánea con políticas erráticas en las que un gobierno deshace lo del anterior, y se planifica a merced del “amigo” del Ministro de turno.

Y si nos referimos a planificaciones, observando la formación profesional de muchos de los protagonistas de pilotar el desarrollo eco - turístico, observo que hay que tener cuidado de:

Aplicar fórmulas, que pueden estar muy bien elaboradas para España o para el Japón, pero hay que tener en cuenta donde estamos, situación cultural, costumbres, para elaborar alineamientos peculiares “ad hoc” que no sean meros espejos de lo que se hace fuera.

Aspectos de procedimiento, criterios conservacionistas, pueden sernos muy útiles, pero el estudiar como se pueden aplicar en nuestra sociedad requiere del trabajo de personas con visión realista

Si estudiamos las medidas que propone el WWF para reducir los impactos negativos, al mismo tiempo que se ayuda a desarrollar un turismo responsable que mejore la calidad de vida de los comunitarios, pero sobre todo y también “los recursos naturales del destino turístico”.

Imprescindible sería conocer y estudiar las directrices que propone WWF en relación con las etapas a recorrer para la implantación del eco – turismo, a introducir en nuestro proyecto de curso con el fin de evitar peligrosas desviaciones que se vienen produciendo en la interpretación local del ecoturismo.:



A. ¿Es el ecoturismo una opción adecuada?;

B. La planificación del ecoturismo con las comunidades y otros grupos
Interesados.

C. La elaboración de proyectos viables de ecoturismo comunitario.
El aumento de los beneficios para la comunidad y el ambiente. Habría que
analizar todos en conjunto para lograr una visión completa.

¿ Que entiende WWF sobre los elementos de este tema a reflexionar: ¿Qué es el turismo comunitario?


Pese a este orden secuencial general, todos los asuntos tratados en las directrices deberían analizarse como un todo para obtener una visión completa.

¿Qué es el eco - turismo comunitario?

El ecoturismo es un término frecuentemente debatido. Algunas veces se lo emplea simplemente para identificar una forma de turismo en la que la motivación de los visitantes, y las ventas asociadas, se centran en la observación de la naturaleza. De manera creciente, no obstante, este sector general del mercado recibe el nombre de “turismo de naturaleza”.

El verdadero “ ecoturismo ”, sin embargo, requiere un enfoque preventivo para mitigar lo
negativo y reforzar los impactos del turismo de naturaleza.

La Sociedad Internacional de Ecoturismo lo define como el viaje responsable a zonas naturales que conserva el ambiente y sustenta el bienestar de la población local por lo su definición comprende una dimensión social.

Este es un tipo de ecoturismo en el que la comunidad local tiene un control sustancial de, y participa en, su desarrollo y manejo, y una importante proporción de los beneficios se quedan en la comunidad. Pero... ¿ Tienen nuestra comunidades una conciencia clara sobre la conservación de su Medio Ambiente?

En lugares poblados sin limitación alguna al Derecho de propiedad de tierras, planes de ordenación territorial y regulación de derechos sobre los recursos, se puede originar lo que denomino “más arrabalización” de los entornos, como ven nuestros visitantes en muchos lugares de nuestra geografía dominicana.


El PNUMA y la Organización Mundial del Turismo identifica como rasgos diferenciadores del eco – turismo lo siguiente:

• La experiencia del visitante incluye no solamente la apreciación de la naturaleza sino de las culturas autóctonas prevalecientes en las áreas naturales.

• La educación e interpretación es parte de la oferta turística.

• Lo organizan empresas pequeñas, generalmente aunque no exclusivamente, de propiedad local, para grupos pequeños (aunque hay que reconocer que ciertos operadores foráneos también venden y organizan viajes de eco - turismo).

• Se minimizan los impactos negativos en la naturaleza y el ambiente sociocultural.

• Se apoya la protección de las áreas naturales mediante la generación de beneficios económicos para los administradores de dichas áreas naturales.

• Se suministran ingresos y empleo alternativos para las comunidades locales.

• Se aumenta la conciencia de los habitantes locales y visitantes sobre la conservación aunque en nuestro entorno es difícil mientras no se modifiquen las políticas educativas y se coordine un plan nacional que implique a los medios de comunicación y a las empresas.

. Calidad y propiedad de la medida.

Los procesos envueltos en el eco - turismo incluyen todos los aspectos de la planificación, el desarrollo, la comercialización y el manejo de los recursos y las instalaciones para esta forma de turismo.

La atención del visitante supone el acceso a las áreas naturales y de patrimonio cultural, los servicios de guiás expertos en interpretación, el alojamiento digno, la alimentación, la venta de productos, artesanías y servicio de transporte no “ tercermundista”.


Ciertas actividades apropiadas de recreación e interés especial, como la marcha por senderos, la fotografía y los programas participativos de conservación, pueden igualmente formar parte del eco - turismo.

Se deben sopesar las necesidades previas, planificar actuaciones formativas que en el caso de guías y empresarios deben ser mas profundas que los cursos de dos semanas y no precisamente en países exóticos diferentes a nuestra realidad.

Hay que reflexionar acerca de si el eco - turismo es una opción apropiada para estos paises subdesarrollados

En la mayoría de proyectos de eco - turismo, especialmente aquellos que apoya el WWF, un objetivo fundamental es una mejor conservación de los paisajes y la biodiversidad. El eco - turismo comunitario debería verse y evaluarse sólo como una de las herramientas para lograr esto.

Aconsejamos que su papel debe:

• Suministrar una forma más sostenible de vida para las comunidades locales.

• Animar a las mismas comunidades a participar de manera más directa en la conservación.

• Generar más comprensión hacia, y beneficios locales para, ciertas medidas de conservación, tales como las áreas protegidas.

Desde el inicio debe haber una clara comprensión de la relación entre las comunidades locales y el uso de los recursos naturales en la zona de que se trate. Consideraremos :

1 ¿Qué acciones se están efectuando al momento, y quién lo está haciendo, para ayudar o dañar al ambiente? Un reto frecuente para el ecoturismo comunitario es el de ser visto como una actividad que beneficie a un número suficiente de personas de la comunidad como para marcar la diferencia.

2 ¿Qué tipo y grado de incentivos se necesitan para cambiar los comportamientos y las acciones a fin de lograr beneficios útiles para la conservación?

¿Puede el eco - turismo cumplir con esto? ¿Cómo se compara con otras opciones de desarrollo que pueden tener peores impactos ambientales?

3 ¿Qué problemas adicionales para la conservación –que contrarresten las posibles ventajas- puede traer el eco - turismo?

Esto puede incluir no sólo la presión de los visitantes y el desarrollo sino asimismo una exagerada importancia a ciertas especies respecto al conjunto de la biodiversidad.

4 ¿Podrían ciertas opciones alternativas sostenibles de subsistencia lograr los mismos o mejores resultados con menos esfuerzo o alteración?

La capacidad del eco - turismo para mantener una actitud positiva hacia la conservación no solamente es importante respecto a los beneficios económicos directos que entrega.

En muchas iniciativas de eco - turismo se ha encontrado que el simple hecho de elevar la conciencia acerca de los beneficios que pueden extraerse de la vida silvestre y los paisajes atractivos ha supuesto una gran diferencia, tanto en las comunidades como en la esfera política regional o nacional.


El análisis inicial de estos asuntos debería influenciar no solamente la decisión de proceder o no al fomento del eco - turismo sino asimismo suministrar una base para la adopción de la estrategia . Se debe pensar en algunos indicadores y metas sencillos y alcanzables que beneficien a la conservación.

Es importante no perder tiempo tratando de hacer eco - turismo y creando expectativas en circunstancias en que existen altas probabilidades de fracasar (muy importante resaltarlo a los responsables de REDETUR, ASOMURE y ARAUCARIA XXI).

Un estudio de factibilidad debería hacerse antes de proponer una estrategia basada en la comunidad.

Algunas de las condiciones previas tienen que ver con la situación en la esfera nacional, otras con las condiciones en la zona específica. Los principales aspectos por verificar se indican a continuación.

Las condiciones razonables para ingresar al negocio del turismo son:

Un marco económico y político que no impida el comercio efectivo y asegure la inversión.

• Una legislación nacional que no obstruya la obtención y retención de ganancias por parte de las comunidades locales.

• Un grado suficiente de derechos de propiedad en la comunidad local,

• Un alto grado de seguridad y certidumbre para los visitantes (tanto en términos de imagen del país/región como en la realidad).

• Relativamente bajos riesgos para la salud y acceso a servicios médicos básicos y al suministro de agua potable.

• Medios utilizables de acceso físico y de telecomunicación en la zona.

Los requisitos previos básicos para hacer eco - turismo comunitario son:

• Paisajes o vida silvestre que tengan un atractivo inherente o un grado de interés suficiente para atraer tanto a especialistas como a visitantes en general.

• Ecosistemas que sean al menos capaces de absorber un número manejable de visitantes sin sufrir daño.

• Una comunidad local que esté consciente de las oportunidades, los retos y los cambios potenciales envueltos, y que esté interesada en recibir visitantes.

• Estructuras existentes o potenciales para que la comunidad pueda efectivamente tomar decisiones.

• Inexistencia de peligros evidentes para la cultura y las tradiciones autóctonas.

• Evaluación inicial de mercado que determine la existencia de una demanda potencial y un medio eficaz de acceder a ella, y la inexistencia de una oferta excesiva de turistas en el área.

Algunos requisitos previos pueden ser más pertinentes que otros, dependiendo de las circunstancias locales, y éstos pueden cambiar con el transcurso del tiempo.


Si se cumplen todos estos requisitos previos, esto no quiere decir necesariamente que el ecoturismo tendrá éxito, sino únicamente que vale la pena proceder a la siguiente etapa de consultas y evaluación.

La verificación de estas condiciones previas requerirá un juicio informado. El concepto de requisitos previos y verificación rápida de la factibilidad se está aplicando eficientemente en las agencias donantes del ámbito turístico.

La GTZ (1999) ha elaborado una guía útil de este proceso, que brinda mucho más detalles de lo que aquí se puede ofrecer.

Una característica fundamental del ecoturismo comunitario es que no debería lesionarse la calidad de los recursos naturales y el patrimonio cultural de un área y de ser posible el turismo debería mejorarlos.

Se deberían minimizar los impactos adversos en el ambiente natural y no debería ponerse en riesgo la cultura de las comunidades.

El ecoturismo debería alentar a los pueblos a valorar su propio patrimonio cultural. La cultura, sin embargo, no es estática y las comunidades pueden desear que haya cambios.

Un enfoque práctico es identificar los límites aceptables de cambio que podría aportar el turismo y luego analizar el grado de actividad turística que permitiría generar dicho cambio.

Es muy importante que las comunidades decidan el grado de turismo que desean alcanzar. Las consultas durante el proceso de diseño de la estrategia de eco - turismo deberían revelar los tipos de cambios que la población local podría percibir de manera positiva o negativa.

Luego se las puede ayudar para que analicen lo que esto podría significar en términos del número y tipo de visitantes que interesan, el tiempo y la duración de la estadía. En una comunidad del Amazonas ( Brasil ), por ejemplo, se consideró que más de ocho visitantes al mes podría incomodar a la fauna.

Dos principios importantes son:

• Los productos que se elaboren deberían basarse en los conocimientos, valores y destrezas tradicionales de las comunidades.

• La comunidad debería decidir los aspectos de sus tradiciones culturales que desea compartir con los visitantes.

Un enfoque similar puede adoptarse respecto a la fijación de los límites aceptables de cambio y uso del ambiente natural. Para hacerse un juicio al respecto se puede necesitar del conocimiento científico que tome en consideración las condiciones de los diferentes sitios en distintos momentos del año. Ocurre con frecuencia que el número de visitantes en un momento dado es un factor mucho más crítico que el número total de visitas.

Algunas herramientas útiles para el manejo de visitantes son las siguientes:

1 Los acuerdos con los operadores de viajes de turismo sobre el número y tamaño de los grupos.

2 Códigos de conducta para los visitantes.

3 Aplicación de una evaluación sistemática de impacto ambiental, social y cultural en todo crecimiento propuesto. Esto debería referirse igualmente a los detalles de lo que se ofrece a los visitantes, como la variedad de productos que se les vende (por ejemplo evitar los artefactos que simbolicen lo sagrado) o el empleo de fuentes inapropiadas de combustible.

4 La zonificación dentro y fuera del área protegida. Esto debería abarcar tanto la ubicación de las instalaciones como el grado de acceso que se permita. En algunos sitios, las comunidades locales han identificado zonas específicas para el ecoturismo, tanto respecto al suministro de servicios como a las medidas de conservación de la vida silvestre. Un enfoque corriente es construir los hospedajes para el turismo a cierta distancia de las aldeas, o mejor aun acondicionar los alojamientos existentes (suelen ser en madera) a las exigencias modernas en salubridad e higiene.

En el proceso de planificación se debería asegurar el establecimiento de medidas de monitoreo, de forma que sea posible saber cuándo se ha llegado al límite tolerable de cambio.

Deberán definirse las estrategias para hacer los ajustes necesarios que permitan solucionar cualquier problema que se presente.

Existen muchos ejemplos de lugares donde se ha producido degradación ambiental pero hay otros sitios en los que un control planificado correcto y la participación de la comunidad han evitado la explotación excesiva.

2017  EcoLaMancha